17 de enero de 2018

Tortilla de espinacas y queso.

Me encantan las espinacas. 
La verdad no es una verdura que soliera comer mucho en casa, mi madre no solía hacerlas. 
De hecho creo que la primera vez que las probé fue hechas por mi tía en unas de nuestras vacaciones. Lo que sí que recuerdo bien, fue mi reacción: No me gustaron nada de nada.
Pero con los años el paladar va cambiando y ahora se han convertido en unas de mis verduras favoritas.

No me importa comerlas en crudo en una rica ensalada, en croquetas con queso curado o azul, en un rico potaje de cuaresma... A nada le hago ascos.

Pero últimamente ésta es la receta que me trae de cabeza.
No hago más que pensar en ella, en esa manera de desbordarse una vez que le hincas el tenedor... mmmmmm
Y es que ésta tortilla de espinacas es lo más! Una solución para una cena ligera pero apetitosa, y es que no necesariamente están reñidos.

¡Espero que os guste!






(3 pax)
INGREDIENTES:

- 6 Huevos
- C/s de ajo en polvo
- 225 g de espinaca cortada congelada
- 1 Chorro de nata líquida
- C/s de queso rallado
- Pimienta recién molida
- AOVE
- Sal



PREPARACIÓN:

En un bol, cascamos los huevos y le agregamos sal al gusto.

Comenzamos a batir, y una vez que empiece a formarse espuma, agregamos un chorrito de nata que le aportará cremosidad.
Reservamos hasta su uso.

 En una sartén antiadherente, ponemos un poco de AOVE, y el ajo en polvo.

Una vez que empiece a tomar calor, agregamos las espinacas.
En mi caso son congeladas, pero si disponéis de ellas frescas, mejor que mejor.

 Cocinamos durante 10 minutos, a fuego medio, hasta que las espinacas tengan éste aspecto.

Molemos pimienta sobre nuestros huevos batidos.

Subimos el fuego de la sartén y agregamos los huevos sobre las espinacas.
Damos ligeros movimientos a la sartén con el fin de que los huevos se integren entre las hojas de las espinacas y se cuajen desde el fondo.

Agregamos el queso rallado y lo mezclamos bien.

Dejamos que  se cuaje a temperatura media por ese lado.

 Una vez que haya cuajado, volteamos sobre un plato y le damos la vuelta en la sartén para que se cuaje por el otro lado.
Cocinamos un par de minutos más, hasta que se dore por éste lado también.

Servimos en nuestro plato de presentación.
Éste es el resultado final de nuestra tortilla de espinacas y queso.

Al meter el cuchillo, vemos que por dentro es como un volcán, super jugosa.

Así se ve tras el corte.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

15 de enero de 2018

Crema de champiñones


Tras las nevadas de éstos últimos días, los termómetros fuera marcan bajo cero y las calles están completamente heladas.
Adoro este tiempo. Y si, sé que soy rara. 
Hoy mismo me han mirado con cara de "esta está medio chiflá" al decir que prefería estos días antes que el bochorno veraniego.
Pero así es... Seguramente, si viviera cerca del agüita del Mediterráneo mi opinión cambiaría, pero siendo de esta manera no. 
Prefiero vivir abrigada y con la piel bien tersa del fresquibiris. Quedarme ensimismada viendo como nieva y maravillandome con las vistas  los días como hoy, en los que todo está blanco de las heladas y de los restos de la nieve, con una ligera niebla...

Lo que si que es verdad es que con éstos días, a la hora de volver a casa, lo que más presta es tener un rico y sobre todo caliente plato en la mesa.

Hoy me decidí a preparar una crema de champiñones, con unos que llevaban rulando por la nevera ni sé el tiempo, pero ya sabéis que hay que intentar aprovechar todo al máximo.
A mi éste tipo de cremas me gustan espesas y con cuerpo, pero en la receta os doy un par de trucos para aligerarlas, por que como siempre, es cuestión de gustos.

¡Espero que os guste!






(2 pax)
INGREDIENTES:

- 2 Dientes de ajo
- 1 Cebolla
- 750 g de champiñones
- 1 Cda de harina
- 1 Quesito
- 200 ml de leche
- 300 ml de agua
- Sal
- Pimienta
- 2 Rebanadas de pan
- C/s de AOVE



PREPARACIÓN:

En una cazuela, disponemos AOVE hasta cubrir el fondo.
Agregamos los ajos laminados y dejamos que doren a fuego medio.

Una vez hayan tomado color, agregamos la cebolla.
Rehogamos durante 10 minutos.

Entonces, agregamos los champiñones a los que les habremos retirado la piel y la suciedad que pudieran tener.

Dejamos que tomen rehoguen un poco con el conjunto.

Agregamos la harina y mezclamos todo haciendo una roux.

Rompemos la cocción con la leche, y removemos muy bien para evitar que la salsa se espese creando grumos.

Agregamos el quesito, que le aportará más cremosidad.

Y por último, agregamos el agua.
Salpimentamos al gusto.

Una vez comience a hervir, dejamos que se cocine durante 10 minutos.

Pasado el tiempo, vertemos en el vaso de la batidora, tapamos y trituramos a máxima velocidad dando ligeros toques.

De éste modo, queda una crema con cuerpo.
Si queréis una crema ligera, podréis darle a máxima velocidad de manera ininterrumpida, y por último pasarla por un colador.

En una sartén con un poco de aceite, tostamos las rebanadas de pan cortadas en daditos, para hacer unos picatostes que darán la textura crujiente a nuestra crema.

Servimos en un bol, y agregamos unos cuantos picatostes por encima
Éste es el resultado final de nuestra crema de champiñones.

¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

10 de enero de 2018

Puerros en vinagreta

¡Hoy es mi cumpleaños! Ni más ni menos que el cuarto de siglo.

¡Cómo pasa el tiempo! 
Qué irónico es pensar que pasamos la  infancia queriendo ser mayores, por que queremos vivir nuevas experiencias... 
Y una vez que llegas a esa edad donde se suponía estaba la libertad de un adulto, te encuentras con horarios de trabajo (en el mejor de los casos), mirando el reloj a todas horas, preocupado por mil y un motivos echando de menos a aquellos que ya se fueron... Y te das cuenta de que quieres volver a sentirte como un niño!

Esta misma mañana hablaba con una amiga acerca de esto y le decía algo que de verdad pienso: Crecer es una trampa. 
Tenemos que darnos cuenta de ello, y dejar que ese niño que tenemos dentro salga más a menudo!

Una prueba de todo esto que os digo es mi situación de hoy. Los cumpleaños son para reunirse con familia, amigos y soplar las velas en una tarta. 
Y por esta vez cómo llevo tiempo haciéndolo, toca cuidarse y cambio la tarta por un plato rico y saludable.
Seguro que ese es el propósito de más de 1 en este nuevo año... 
Mi propósito en este año que comienza para mí es disfrutar como una niña aún con todas mis incertidumbres e inseguridades.
¡Espero que os guste!


Ésta es mi aportación al reto:

En el reto de la Cocina Typical Spanish, el blog anfitrión nos dará un requisito ya sea un ingrediente, un plato, o una forma de preparación que tenemos que hacer.
Las Navidades se han ido pero dejan en nosotros su marca, algún kilito de más nos han traido los Reyes ¿Verdad? ¿O ha sido el roscón? jejeje 
Queremos empezar a solventar el problema desde ya, y por eso mis compañeras y yo vamos a inundar las redes con recetas sanas para La cocina TS. #PropósitoDeAñoNuevoTS.





(2 Pax)
INGREDIENTES:

- 2 Puerros grandes
- Agua
- Sal
-Vinagreta



PREPARACIÓN:

Primeramente, hacemos una receta de igual manera que la que hicimos para los Mejillones en vinagreta.
Dejamos reposar en la nevera hasta el momento de su utilización.

Por éstas fechas los puerros están que se salen, ya que prácticamente son blancos enteros y se puede aprovechar todo de ellos.
Limpiamos los puerros por la zona verde, haciéndole un corte en forma de cruz que permitirá que el agua pase y retire la suciedad que pueda tener.
Después cortamos a la mitad.

Metemos los puerros en una cazuela con agua y una pizca de sal, a fuego fuerte, esperamos a que llegue el hervor.

Entonces, cocemos durante 10 minutos.

Inmediatamente los sacamos con una pinza, y en el caso de servirlos fríos los refrescamos en un bol con agua y hielos.

En mi caso se comerán templados, asi que servimos inmediatamente en el plato de presentación.

Salamos.

Y vertemos la vinagreta sobre ellos.

Éste es el resultado final de nuestros puerros en vinagreta.

Servimos y comemos de inmediato, para que los puerros se mantengan calientes y la vinagreta los vaya refrescando.
¡Qué aproveche!



Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

8 de enero de 2018

Roscón de Reyes definitivo

Siempre que llegan las Navidades no puedo evitar sentirme contrariada y estar ilusionada y con ganas de que se acaben a la vez. 
Me pasa desde pequeña, cuando el calendario marca el día de Nochebuena me empieza un resquemor... Primero fué la falta de mis bisabuelos, después crecer y darme cuenta de que las reuniones familiares a veces son tan peliagudas como bonitas, jaja y de un año a esta parte, darme cuenta de que falta una parte esencial de lo que para mi eran unas NAVIDADES en mayúsculas, mi madre, mi reina maga que siempre tenía juerga y alegría para todos.

Las fiestas van pasando pero sin duda, el día 5 de Enero, la ilusión se apodera de mi y me siento como esa niña emocionada que siempre he sido, expectante sobre que me traerán sus majestades, ilusionada y nerviosa a la vez. 
Espero que nunca pierda esta parte de mi.
La familia reunida desenvolviendo los regalos, alrededor de una mesa plagada de dulces y champán, eso es la felicidad.

Y como no podía ser de otra manera otro de los típicos de éste día que a mi me encanta, el Roscón de Reyes.
Vengo haciéndolos de unos años a esta parte, unas veces de una forma, Roscón de Reyes y otras veces de otra, completamente diferente, Roscón de Reyes de Chocolate. Y sin duda, ésta es la versión que más nos ha gustado a todos.

Una masa dorada y esponjosa, que mejora con el paso del tiempo cuando el relleno (la nata, que yo soy muy clásica) se va impregnando en el... Con su haba y su regalo, y por encima ¡Bien de todo!
Desde ahora, y para siempre, la receta del Roscón de Reyes que haré cada año y con la que participo en un Recopilatorio de roscones a cargo de la brujita Marilú.

¡Espero que os guste!






(24 Porciones)
INGREDIENTES:


Para la masa:

- 80 g de azúcar
- 1 Huevo L
- 33 ml de agua de azahar
- 75 ml de leche
- 60 g de mantequilla
- 325 g de harina de fuerza
- 20 g de levadura fresca
- 2 Rodajas de naranja confitada
- 2 Rodajas de limón confitado


Para la decoración y relleno:

- 1 Huevo batido
- 4 Rodajas de naranja confitada
- C/s de azúcar perlado
- 2 Piezas de fruta escarchada
- C/s de almendras laminadas
- 500 ml de nata 35%mg
- 50 g de queso crema
- 200 g de azúcar glass



PREPARACIÓN:

Comenzamos preparando la masa.
En el bol del robot amasador, disponemos el huevo, la mantequilla en pomada y el azúcar.

Agregamos también la leche y el agua de azahar.

Agregamos la levadura de panadero desmenuzada.

Y por último añadimos la naranja y el limón confitado y cortado en trozos muy pequeños.
Se puede agregar sin ningún problema la ralladura de 1/2 limón y de 1/2 naranja.

Comenzamos a batir con el accesorio de mezclar a velocidad media durante 10 minutos aprox.

Entonces, los ingredientes estarán integrados.
Agregamos la harina de fuerza con una pizca de sal.
Batimos durante 10 minutos a velocidad media baja.

Entonces la masa será lisa, y se despegará facilmente de las paredes y manos.
Boleamos, y dejamos en el bol tapado con film durante 2 o 3 horas, en un lugar cálido y sin corrientes. (Yo lo meto en el horno precalentado durante un par de minutos a 170ºC, y después apagado, de esa manera conseguiremos el calor que la masa necesita para levar).

Pasado el tiempo, el aspecto de la masa es éste:

Con ayuda de una lengua de cocina, comenzamos a despegar la  masa del bol.

Comenzamos a desgasificarla trabajándola con las manos, y hacemos una bola perfecta.

Trabajando en la bandeja del horno con papel sulfurizado, hacemos un agujero en el medio de la bola con nuestro dedo.

Trabajamos la masa poco a poco hasta formar una especie de rueda.

Dependiendo de como os guste el roscón, hacemos el hueco más grande o no.
Una vez esté lista, colocamos la masa dándole forma en la bandeja.

Y de nuevo, reservamos en un lugar cálido (Yo he repetido la operación del 1er levado en el horno) durante 2 o 3 horas, hasta que haya duplicado su tamaño.

Una vez pasado el tiempo, cuando la masa haya crecido, pincelamos con el huevo batido.

Disponemos colocadas las naranjas confitadas cortadas por la mitad.

Espolvoreamos entre los huecos, un poquito de azúcar perlado.

Y ahí, vamos colocando intercalando el color la fruta escarchada.
Yo en mi caso he utilizado calabaza roja y verde.

Espolvoreamos con el resto del azúcar perlado.

Y por último entre hueco y hueco colocamos las almendras fileteadas.

Éstos ingredientes son los típicos para dar color y sabor al roscón de Reyes pero podemos cambiarlos perfectamente, ya que como siempre digo, es cuestión de gustos.
Podemos poner guindas, quitarles la fruta escarchada, almendra en granillo... Lo que a vosotros más os guste.

Metemos en el horno precalentado a 180ºC y cocemos durante 20 minutos aproximadamente, hasta que el roscón tenga un ligero color tostado.

Sacamos del horno y dejamos enfríar sobre una rejilla.

Una vez que esté frío y lo podamos manejar, es el momento de abrirlo para rellenarlo.

Con ayuda de un cuchillo de sierra, cortamos nuestro roscón, y colocamos la tapa aparte, de manera que sepamos a que parte del roscón procedía, para que al colocarlo encaje.

Montamos la nata que debe estar muy fría en el robot, cuando las varillas comiencen a marcarse, aumentamos la velocidad y agregamos el azúcar glass y el queso crema.
Echamos en una manga pastelera con boquilla rizada nº12.
Entonces, comenzamos a rellenar nuestro roscón.
Disponemos también nuestros regalos: Para seguir la tradición, un haba para el perdedor, que el año que viene tiene que comprar (O en éste caso hacer) el roscón, y para el ganador 1€, ambas cubiertas con papel film.

Entonces, colocamos la tapa, exactamente en el lugar que ocupaba.

Como veis la nata ha quedado muy firme.

Éste es el resultado final de nuestro roscón de Reyes.

A partir de ahora, para mi ésta será la receta definitiva.
Os aconsejo que hagáis el roscón el mismo día que vayáis a consumirlo. En mi casa la noche del 5 es cuando llegan los Reyes Magos, así que esa misma mañana me meto en harina.

Veréis que a todo el mundo le encanta.

Así se ve en el corte.
¡Qué aproveche!





Si te gusta ésta o cualquiera de mis recetas, y la preparas, sube una foto a las redes sociales para poder ver lo bien que te ha quedado.
Etiquétame en Facebook, Twitter, Google + , Pinterest, o Instagram, bajo el hastagh #AndreítaComeDeTodo.
Seguir con la receta

© Andreíta come de todo

Diseñado por: Patricia Becerra -Las Cosas de mi Cocina-